Por la doctora  María Nieves López Gómez
Médico col. nº191903167

[separator color=» thickness=’0,5′ up=» down=»]

Con el cambio de estación muchos retomamos con energías renovadas la práctica deportiva. Ya sea yoga, fútbol o ciclismo, la actividad física nos impulsa a exigirle más nuestro cuerpo y, en esta línea, la homeopatía puede convertirse en una aliada. Desde mi experiencia profesional, he podido comprobar que con la terapéutica homeopática se obtienen muy buenos resultados tanto en el cuidado preventivo como en el tratamiento de las lesiones de nuestro sistema musculo-esquelético.

En este sentido, el uso de la homeopatía antes de hacer ejercicio permite mejorar el rendimiento ya que favorece el riego sanguíneo y la oxigenación a la vez que disminuye el riesgo de lesiones y también tras el ejercicio, puesto que favorece que la recuperación sea mucho más rápida.

m
[two_columns_33_66] [column1]

Concretamente, para traumatismos en los tendones, como tendinitis o esguinces; en los músculos, como contusiones, hematomas o roturas fibrilares; en los huesos, tales como fisuras y fracturas; o en las articulaciones ya sean sinovitis o luxaciones, el tratamiento homeopático, prescrito por un médico cualificado, resulta siempre muy eficaz y seguro. Permite acortar, de forma notable, los tiempos de recuperación y curación y reduce los síntomas como el dolor, la inflamación y la disfunción desde los primeros momentos en que se aplica. Además, los medicamentos homeopáticos no han presentado efectos secundarios relevantes asociados a su toma, a diferencia de los medicamentos antiinflamatorios y analgésicos convencionales.

En la misma línea, para pacientes que presentan de manera reiterativa las mismas lesiones, un correcto diagnostico homeopático podrá identificar la causa y las características morfo-tipológicas de la persona, para individualizar el tratamiento y lograr poner fin a esas patologías.

[/column1] [column2] Balonmano Alcobendas_lesiones_666 px
[/column2] [/two_columns_33_66]

[highlight]Ejemplo: Una recuperación completa en dos semanas[/highlight]

Sara es una señora de 72 años que, tras una caída accidental mientras paseaba a su perro, presenta en la rodilla derecha dolor, tumefacción e importante edema con disfuncionalidad que le impide caminar. En la radiografía se observa una fisura longitudinal en la rótula que ocupa dos tercios de la longitud de ésta.

m
Desde el primer diagnóstico médico, se le prescribió un tratamiento homeopático que le permitió, a partir de las 48 horas, moverse apoyándose en dos muletas y el edema era casi inapreciable. A los seis días ya puede caminar sin ningún punto de apoyo y a las dos semanas ha recuperado su vida cotidiana de manera que puede realizar un viaje de 400 kilómetros conduciendo ella con toda normalidad. En ningún momento utilizó fármacos antiinflamatorios ni analgésicos convencionales.

m

VER ANTERIOR ARTÍCULO SALUD Y DEPORTE…