Abre esta Tribuna sobre Deporte Luis Carlos Torrescusa, presidente de la Fundación Deporte Alcobendas.
Reproducimos el discurso que ofreció en la apertura de la #GalaFundal 2015.

m
[two_columns_66_33] [column1]

Ser Presidente de Fundal es un honor, un placer y también una responsabilidad y lo es desde el respeto que tengo al hecho de representar los valores de una Fundación que tienen en el deporte su mejor instrumento.

Fundal es mucho más que una entidad deportiva.  Es un espacio lleno de vida que incluye a todos y todas los que estamos con ella involucrados. Su devenir está escrito desde hace años con miles de momentos individuales y colectivo que tuvieron y tienen como protagonistas  a seres humanos, diferentes entre sí , únicos y a la vez extraordinarios y que contribuyen a convertir en realidad nuestras ideas dando continuidad a nuestros pensamientos para convertirlos en acción.

Entre ellas las personas que hoy estáis aquí, embajadores de las empresas a las que hoy rendimos homenaje con solemnidad y emoción, pues ya formáis parte de nuestra corta pero intensa historia de casi dos décadas.

Hoy es el Día de las empresas y es sobre todo un día  para dar las gracias.

[/column1]
[column2] Luiscar_web
[/column2] [/two_columns_66_33] m

LAS EMPRESAS, ACTORES A LOS QUE DAR LAS GRACIAS DESDE EL DEPORTE

Cuando damos las Gracias lo hacemos en nombre de todas las personas que de alguna manera tienen relación con la fundación. Personas que piensan, sienten y se emocionan y que dan sentido a nuestra acción del día a día. Ellos no pueden estar aquí,  y por eso yo me convierto en su vocero y deciros lo importante que es el tejido de pequeñas, medianas y grandes empresas que hacen posible Fundal.

Damos las gracias por el patrocinio, por la colaboración, por el apoyo constante … pero sobre todo por el apoyo al deporte tal como nosotros lo entendemos: una herramienta educativa de primer orden.

Siendo el mecenazgo importante y cada vez más visible, hay todavía un logro mayor y al que ustedes con su presencia contribuyen de forma extraordinaria. Que el deporte sea una práctica habitual entre nuestros jóvenes. Que forme parte del estilo de vida de nuestra ciudad, un estilo sano; que contribuya   a una educación en valores, a una formación humanística…y por tanto facilitando de una manera muy significativa a  construir ciudadanos de calidad.

M

DEPORTE COMO EDUCACIÓN INTEGRAL

Educamos  personas de forma integral, donde el cuerpo y su vivencia infiere comportamientos saludables, estables y duraderos en nuestros jóvenes contribuyendo a su calidad de vida, a su bienestar físico y psíquico y a su integridad ética y moral.

Siempre he creído en la importancia del deporte como “correa de trasmisión de valores”. Es un magnífico teatro de la realidad que nos entrena para la vida. De hecho, el estudio de la ética en el deporte es hoy es un campo en crecimiento dentro de la filosofía académica. Como sabéis, considero al deporte como un gran simulador de muchas de las experiencias a las que nos vamos a enfrentar en nuestro quehacer diario. Sobre todo cuando afrontemos retos y desafío en forma de adversidad.

Utilizamos el deporte como agente de trasmisión de hábitos y valores que sirvan a sus jugadores para ganar el partido más importante que jugamos: nuestras propias vidas. Inculcamos disciplina, esfuerzo y sacrificio, no solamente en entrenamientos y partidos, también en el aula. Les enseñamos técnica y táctica, le hace crecer como jugadores con el propósito real de que mejoren como personas y tengan un futuro menos incierto.

M

LA VIDA, CON SUS VICTORIAS Y DERROTAS

A lo largo de una vida tenemos un 50% de victorias y un 50 % de derrotas. No hay vencedores eternos ni perdedores permanentes. Hay una línea muy fina que separa los logros de los fracasos. Debemos prepararnos para gestionar tanto unos como otros. Los éxitos suelen ser más fáciles de digerir aunque también exigen su pedagogía. Por el contario, los fracasos en la vida, las perdidas, las derrotas, son más difíciles de asumir y sobre todo, asimilar como parte de la misma.

Es por ello que necesitamos entrenar como afrontar estas situaciones logrando un mejor manejo de las mismas, y por tanto mitigar sus efectos. Incluso convertirlas en oportunidades. Éxito y fracaso. Victoria y derrota. Dos caras de la misma moneda que nos acompañarán toda la vida.

 M

WIMBLEDON Y CHURCHILL, ENTRE LOS QUE MARCAN EL CAMINO

La pista central de Wimbledon está presidida por una inscripción de Kipling que dice que el deporte nos enseña a conocer el triunfo y el desastre, y a tratar   de la misma manera a ambos impostores. Se contraponen y se complementan. Puede haber belleza y poesía en la derrota, nostalgia y melancolía en la victoria. Se retroalimentan una a otra hasta tal punto que cuando ganamos empezamos a perder y cuando perdemos damos los primeros pasos hacia el próximo logro.

Es una clara visión desde el estoicismo de cómo tratar ambas experiencias, y que tiene su base en el conocimiento de uno mismo y el control del yo interno: autocontrol emocional. La practica de actividades físicas y deporte os ayudarán a conseguirlo. El ejercicio físico no se limita a entrenar nuestro cuerpo , entrena nuestro carácter, nuestra personalidad: nos enseña a resistir, a superar el dolor, a esforzarse, a sobrellevar los reveses… Es un gran sparring de la adversidad.

En lugar de hablar de formar el carácter, me gusta pensar que resulta más adecuado hablar de forjar el carácter ya que es la manera de vincularlo con la adversidad. Un carácter maduro y sólido solo es posible construirlo aceptando que la vida está llena de obstáculos con los que no se negocia. Decía Winston Churchill que con los problemas no se pacta. O los vences o te vencen. Y así es, y no de otra manera, como se forja el carácter.

Unas veces se gana y otras se aprende….

mmm

 CREER EN EL DEPORTE, COMO HIZO MANDELA

En la adversidad siempre existirán aspectos que podemos controlar y otros que, hagamos lo que hagamos, será imposible controlarlos. Igualmente,  tratar de forma adecuada los éxitos. Huir de la auto complacencia, el ego excesivo o la vanidad, convirtiendo verdaderos logros en fracasos por no saber gestionarlo y asumir que son momentos. Como dijo el poeta “hasta la hoja de laurel del vencedor tienden a marchitarse”

No me creo vuestro profesor de ética ni de religión.  Tampoco capaz de ser un ejemplo. Simplemente soy un profesor de educación física que cree en el deporte como agente educador extraordinario. A mí me ha ayudado, y a mucha gente, y ese es su mayor valor.

Mandela consiguió entorno al Rugby unir a una nación y posibilitar que su país tuviera un objetivo común: ganar la Copa del Mundo. Se sirvió del deporte para servir a Suráfrica, y con ella, a toda la humanidad. Elevó  la  autoestima  de  los  suyos  y  ahora,  a  través  de  la  película «Invictus”, eleva la nuestra, haciéndonos sentir orgullo de la raza humana. La misma que en tantas ocasiones nos sorprende con sucesos abominables y que no suscribiría alimaña alguna.

M

BUENOS DEPORTISTAS, BUENOS CIUDADANOS

Fundal,  de  forma  más  modesta  pero  con  la  misma  eficacia,  quiere ganar su mejor campeonato: hacer buenas personas y buenos ciudadanos en nuestra ciudad.

Nosotros. Ustedes. Somos agentes sociales de primer orden y no debemos renunciar a logros mayores por encima de los objetivos y temas cotidianos. Disponemos de una gran herramienta, que en tiempos de incertidumbre, inestabilidad y desesperanza   debemos utilizar: deporte, educación y cultura.

Por todo lo dicho les agradecemos que nos acompañen hoy y les invitamos a seguir viajando y compartiendo con nosotros, aportando recursos pero igualmente ilusión, criticas, opiniones, …en fin que se apasionen con nosotros, que alimente y desarrolle con  rigor este gran proyecto deportivo,  pero también social, cultural, educativo que es Fundal.

No lo duden, ustedes también son protagonistas y lo hacen posible.

Muchas Gracias